Karma

Nada del otro mundo.

Todo es como tiene que ser.

Y sin más preámbulo…

Reconozco que mi manera no es la más convencional

LAS PALABRAS QUE HABITAN EN MÍ/Tercera parte by Adriana Balderas

MasticadoresMéxico // Editora: Scarlet Cabrera

Photo by AG Z on Pexels.com

No podemos encontrar algo exactamente donde no se puede encontrar;

y eso es, fuera de nosotros mismos.

Un espacio, que, si se forma, se llenará de algo nuevo.

Y es ahí, cuando llega el renacer.

Las creaciones que nos causan felicidad y gratitud;

arrendadas a las deidades,

son devueltos a ellos cuando llegan a la grandiosa audiencia.

Se llama: recompensa.

Y, de repente, dejar de vivir solo cuando el mundo se cierra.

Es conducirnos a un tiempo de profunda soledad,

pero dentro de él, una refrescante renovación.

Nuestras vidas se mueven en capítulos,

y debido a que están mal definidos,

es que necesitamos indiscutiblemente volver a leerlos para realmente poder continuar.

Recordar que la afirmación de la vida nace de los pasajes más oscuros.

Frase trillada, lo sé. Pero no deja de ser real.

Es nuestro dolor lo que nos muestra que somos…

Ver la entrada original 25 palabras más

Reflexiones matutinas, presenta:

Zigzag

Un día, alguien me dijo que mi vida tenía mucho drama, solo por contarle cosas que, a veces increíbles, me sucedían. Cuando me dijo eso, me sentí mal, y hasta cierto punto, me dio vergüenza, me sentí extraña, como una mujer que atraía cosas negativas, conflictos y muchas situaciones que no a cualquiera.

Pero con el tiempo entendí que, aparentemente son dramas, situaciones que me sucedían. Entendí que mi vida no es lineal y que tengo mucho que contar en un futuro, y es algo que agradezco infinitamente. Gracias a todo eso, es lo que soy ahora, más centrada, más calmada, más silenciosa, más pensante, más valiente, alejándome de gente que no cuadra para mi avance. Todo lo que para otros era un ‘drama’, terminó siendo enseñanza, procesos, caminos. Ahora, no veo mi vida como un problema. La gente suele no pensar lo que nos van a decir, no saben si eso lastimará. Pero el asunto es, cómo lo tomamos nosotros, no importa de que forma nos lo digan, sino nuestra reacción. Ahora ya no molesta, solo agradezco. Mi camino no es lineal y me da gusto no ser alguien con una vida circular, cotidiana. Siempre veo situaciones, me pasan cosas, algunas graciosas, otras sorprendentes que a la mayoría no les podría pasar en un día común, escucho lo que le pasa sin pedirlo.

Una reflexión para los que gustan de leer, y no solo frases de amor.

Es lo que quieren… Así comenzó la respuesta a la pregunta ‘¿Qué opinas sobre la escasez de alimentos que ya está entre nosotros?’

Que poco a poco se nos vaya olvidando la sensación de los alimentos frescos y verdaderos, que nos acostumbremos a los enlatados, a lo empacado, a lo artificial.

Quieren que nos hagamos más débiles día con día, de mente, cuerpo y espíritu. Alejarnos de la naturaleza, así como nos quitaron el aire y sol en el 2020. Lo mismo en todos sentidos.

¿Te das cuenta cómo todo se volvió más gris y monótono en la pandemia? Todo mundo encerrado en sus casas (algo que no pasaba hace mucho) y, sin embargo, no salió ninguna obra de arte relevante, algún libro extraordinario, una idea novedosa. Porque esta serie de golpes de efecto que nos están dando, está acabando con nosotros, con nuestra alma. Más que disminuir la población, están buscando desmoronarla, destruirla desde sus mismos cimientos, como bien lo dijeron ellos mismos en los murales del Aeropuerto de Denver. Las fuerzas que solían regir el mundo: el amor, la amistad, el empuje, la necesidad de expresarse, están en declive, y se van a llevar a la sociedad occidental con ellos. Pero no de un modo catastrofista y apocalíptico como «Soy Leyenda» o eso, sino poco a poco. Segundo tras segundo, nos vamos hundiendo, cada día un poco más, y cada día se va haciendo el mundo más egoísta e idiotizado. Por eso se van contra nuestras necesidades básicas, y nuestros instintos más esenciales. Nos conocen muy bien. Vienen tiempos muy duros, y cada cual demostrará quién es en realidad. Una metamorfosis dolorosa, pero necesaria. ¿Lo más curioso? Ellos mismos nos advirtieron sobre lo que vendría.

En concreto, el transhumanismo: el ser humano «orgánico» poco a poco va quedando obsoleto. Y todo lo que este representa. Supongo que es nuestro muy justo castigo por ser tan crueles con el mundo y todo ser vivo que habita aquí.

Humanos…

Un versus sobre el Amor

Al igual que el agua estancada,

el amor falso se pudre.

Queda encerrado, se muere.

El amor real no tiene apego.

Se desborda, da paz, calma.

Se funde con el otro sin posesión,

rompe encadenamientos.

Liberarlo, inevitablemente te llevará a aguas profundas.

El amor es el desbordamiento de un corazón meditativo,

consciente, dado.

Lo contrario al reflejo de un corazón asustado,

Es el falso amor, que se seca.

Enciérralo y se acabará,

llegará a su fin antes de que llegue a su destino predeterminado.

El amor es la expresión de Dios.

Lenguaje oculto de todo el cosmos,

Solo el que ha aprendido a dejar ir, percibe el amor.

Creo demasiado en el amor, por eso me doy toda la libertad que puedo.

LAS PALABRAS QUE HABITAN EN MÍ/Segunda parte by Adriana Balderas

MasticadoresMéxico // Editora: Scarlet Cabrera

Photo by Roghaye Arabpour on Pexels.com

Cuando el sol resplandece en el camino más remoto, en un mundo actual demasiado ruidoso, no siempre es fácil escuchar las respuestas más claras que la vida nos tiene.

¿Estamos haciendo espacio para nuestra voz interior?

¿Estamos siendo arrastrados por esas fuerzas que no ayudan a nuestra propia gravedad?

¿Podemos decir ‘no’ a lo popular, y ‘sí’ a lo realmente esencial?

Ya sea en la vida, el trabajo o mis proyectos, valoro cuando llega el momento de estar quieta, sin hacer nada. Es decir, cuando el propio ser conversa con nosotros en silencio.

Y luego, en calma, hacerme una pequeña promesa. Para escribirlo. Cuando se presenta la oscuridad y me revela su escritura, la leo de nuevas formas distintas.

Para tratar de ser fiel a ella, a mis palabras y pensamientos. Renovar nuestra vida se trata de hacer nuevos votos, una y otra vez…

Ver la entrada original 140 palabras más

Visibilidad

¿Cómo describir lo que siento con palabras?

A %d blogueros les gusta esto: